La importancia de gestionar a los saboteadores externos

Saboteadores externosUna de las tareas que debemos aprender para ser nuestro propio líder interior y alcanzar objetivos; es saber gestionar a los saboteadores externos.

Habitualmente en mis conferencias, seminarios y formaciones suelo hablar de los desestabilizadores internos que tenemos, tales como el ego, las creencias limitantes y los saboteadores internos.

Por eso en este artículo me interesa tratar a un agente muy dañino, que el no saberlo gestionar adecuadamente limita a muchas personas de que puedan brillar, y estos actores son: los saboteadores externos.

Y ¿quiénes son los saboteadores externos?

Hay varios, pero los tres principales son:

Tu entorno exterior

Integrado por conocidos, colegas y compañeros (trabajo, deporte, universidad…). Con ellos sueles hablar de diversos temas, por lo cual se opina de todo, da igual que sean expertos o no experimenten nada de lo que hablan. Y mucho de lo que se habla (sin saber habitualmente) influye negativamente en tus sueños, ideas y objetivos.

Las fuentes de información

Tienes diariamente acceso a una infinita información, desde la televisión, pasando por internet, la prensa escrita, radios, publicidad, etc. Y si no filtras esto, puede que te paralices y vivas dudando hacia dónde ir y qué hacer, porque el exceso de información cuando no se la sabe filtrar, produce desconfianza a la hora de tomar decisiones.

Tu círculo próximo

Estos son los más importantes ya que te unen lazos muy fuertes, porque lo integran tus amigos, familia, pareja, hijos; por lo cual ante una opinión desfavorable de éstos, se encienden todas las alarmas desestabilizadoras.

Los saboteadores externos tienen bastante influencia sobre tus actos, porque te condicionan con sus opiniones, gestos, actitudes, reacciones y pensamientos sobre ti.

¿Cuántas veces te habrá ocurrido de qué tenías una idea de cambiar algo o emprender un nuevo proyecto, y algún saboteador externo con su opinión te la pulverizó?.

El SER humano una de las mayores necesidades que tiene es la del sentido de pertenencia, relacionarse, sentirse querido, por eso una de las claves importantes para alcanzar tus objetivos es saber gestionar a tus saboteadores externos.

El camino hacia el liderazgo interior lleva a superar varias etapas y ésta, la de los saboteadores externos, puede ser abordada una vez que conozcas bien a tu ego, hayas re programado algunas de tus creencias limitantes, y haber aprendido a gestionar a tus saboteadores internos.

Si no sabes gestionar a tus propios saboteadores, te será muy difícil hacerlo con los externos.

Nuestra sociedad de hoy se compone en su mayoría por personas que critican y exigen a los demás cosas que no practican. Por eso falta tanta tolerancia, paciencia, compromiso, solidaridad, constancia, disciplina, confianza y motivación.

Quién exige algo a alguien que no lo ha hecho nunca, es una persona que no transmite nada y mucho menos credibilidad.

La persona que se lidera así mismo, cuándo habla, exige o realiza una crítica constructiva lo hace desde la experiencia y saber de lo que habla.

La mejor manera de gestionar a los saboteadores externos es:

  • Tener claro tus Valores.
  • Saber hacia dónde quieres ir y cuál es el beneficios de hacerlo.
  • Detectar si la persona que te está boicoteando, habla desde su experiencia o en base a sus frustraciones.
  • No discutas con su saboteador, porque perderás mucha energía.
  • Aprende a ser tolerante con los demás si no están de acuerdo contigo, lo importante es que tengas tú claridad en lo que vas a hacer.
  • Filtra la información, deja de ser un devorador de noticias; porque éstas no te darán nunca seguridad total para que actúes.

El mayor apoyo que necesitas tener y conseguir para caminar y alcanzar tus objetivos, es: ¡el tuyo!

Pedir opinión y consultar a otras personas está muy bien, es recomendable porque te ayuda a ver otras perspectivas, pero la decisión debe ser tuya y de nadie más.

Gestionar a tus saboteadores externos no significa eliminarlos, sino minimizarlos y darle la participación e importancia adecuada para cada momento.

Un líder interior sabe gestionar a sus saboteadores externos cuándo ya ha hecho lo propio con los internos.