No dejes que las Emociones gestionen a tu dinero

Emociones y dineroUno de los mayores obstáculos que nos encontramos cuando comenzamos a caminar en la vida con una cierta independencia, es a gestionar nuestro dinero.

¡Y esto es un auténtico problema!

Y, ¿por qué lo es?, sencillamente porque nunca en el colegio y en la universidad no nos ha enseñado nada sobre educación financiera.

Esto no te lo enseñan en ningún sitio por el camino tradicional, ya que no conviene, con lo cual debes buscar y moverte bastante si quieres aprender sobre este tema.

El mundo del dinero se mueve de una manera distinta a la que estamos acostumbrados a escuchar, y además debes estar atento a que tus emociones (un factor que cuesta detectar) no se interpongan en la gestión, porque sino las consecuencias serán negativas.

A la hora de gestionar tu dinero de manera eficiente y productiva es altamente necesario tener pensamientos positivos frente al dinero. Debes entender que se trata de un elemento de intercambio, es un papel, para comprar algo a alguien y por el que tú le das dinero por el tiempo que ha invertido en ello.

El dinero no tiene vida, ni traza planes, no es malo ni bueno, simplemente es un elemento para facilitar las transacciones, en definitiva su cometido es agilizar. Por eso cuando escucho a algunas personas decir que “el dinero tiene la culpa de los males del mundo”…me quedo perplejo.

Los que tendrán responsabilidad en todo caso serán aquellas personas que lo gestionen y lo muevan, pero el dinero en si, no hace nada.

Una vez superada esta ridícula creencia, llega la hora de aprender a gestionar tu dinero de manera eficiente, sin la presencia de emociones del tipo apegos, posesión, ansiedad, prisas, miedos, iras, vacíos emocionales……

Es muy importante para hacer una buena gestión con el dinero, el de crear hábitos saludables, como por ejemplo el mensaje que se desprende de la siguiente frase:

 “No ahorres lo que te queda después de gastar…..¡Gasta lo que te queda después de ahorrar!”

En las últimas décadas la cultura del ahorro se la ha ido desterrando para dar paso al crédito tóxico y que esto derive en la moda de gastar, gastar y no parar de gastar (consumismo total), aunque no tengas dinero y no lo necesites.

También existe el problema de que las personas que ahorran algo no saben invertirlo, por lo cual se acercan a la oficina del banco con la creencia que ellos obtendrán buen beneficio para su dinero si se los dejan……..

Si buscar mejorar tu relación con el dinero, administrarlo correctamente y no vivir agobiado por esto, será que necesario que reemplaces a los hábitos tóxicos por saludables y esto lo lograrás cuando domines a tus emociones y no ellas a ti.

Una vez superado lo anterior, te será muy necesario aprender a incorporar el hábito del ahorro. Logrado esto, llegará la etapa final, que es la de incorporar conocimiento de cómo invertir tu dinero.

Si pones estos pasos en práctica, verás como en poco meses, la relación de tus emociones con el dinero habrán cambiado bastante.