El coaching: un puente entre la emociones y el dinero

Dinero y emocionesLas emociones y el dinero son dos elementos con los que convivimos diariamente, esto es innegable ya que todos los seres humanos tenemos emociones y el dinero hace falta para satisfacer hasta la necesidad más pequeña.

El problema de esto, es que la relación entre el dinero y las emociones en la mayoría de las personas sufre un deterioro importante; por lo cual si se quiere prosperar financieramente habrá que aprender a gestionar adecuadamente a estos dos elementos para tener unas finanzas saludables.

La buena noticia es que existe un gran puente para unir y sintonizar armoniosamente a las emociones con el dinero; y este es el coaching, ya que gracias a las herramientas y las transformaciones que provocan sus procesos, permite crear una buena relación entre ambos elementos.

El coaching es un gran puente para unir a estos dos aspectos tan habituales en la vida de los seres humanos, porque cuándo hay desconexión entre ambos; existen muchos problemas.

La mayoría de los problemas que tienen muchas personas es por no saber gestionar adecuadamente sus emociones y la relación con el dinero; esto es algo vital que se debe resolver, si se quiere dar un salto de calidad en la vida de una persona, porque si tienes dos elementos con los que convives diariamente y te llevas mal con ellos, será muy difícil que vivas con la mente clara y limpia de pensamientos tóxicos.

El tema es que muchas personas dan la espalda a esta relación, buscan excusas y culpables fuera de si mismos, habitualmente el responsable es “la mala suerte”, pero en definitiva uno crea lo que piensa, o bien, cosechas lo que siembras.

La gran solución a este gran problema que deben enfrentar la mayoría de las personas, es el coaching (también denominado coaching financiero); el cual a través de sus métodos buscará crear un puente para conectar con fluidez a las emociones y al dinero.

El coaching es un puente ideal para unir a estos dos mundos por cinco razones:

Alinear los valores.
Derribar creencias limitantes.
Gestionar vacíos emocionales.
Crear hábitos saludables.
Centrarse en el momento.

1 – Alinear los valores:

El primer paso que se debe dar en cualquier proceso de coaching independientemente de cual sea su especialización (ejecutivo, profesional, financiero, emprendedores, etc.), porque si se busca que los procesos sea transformadores, hay que llegar si o si a la esencia de la persona.

Mientras no se llegue a la esencia de la persona, cualquier cambio que se produzca será superficial. Por lo cual hay que visitar junto a la persona su interior y re conectarlo con sus valores, porque estos dictarán que relación tienen con el dinero.  

Los valores tienen que estar alineados a la relación con el dinero, porque cuándo no lo están, se producen rechazos y cortocircuitos.

Por ejemplo si una persona tiene como valor el de la superación, y necesita crecer profesionalmente pero tiene creencias limitantes con el dinero, y esto provoca que no puede progresar; tendrá a ese valor deshonrado, por cual se sentirá frustrado.

2 – Derribar creencias limitantes:

Este punto es el más crítico en la relación del dinero con las emociones, y aquí el coaching es dónde más puede aportar, porque aplicando algunas de sus herramientas ayudará a la persona a derribar creencias que lo limitan en la relación con el dinero.

La mayor causa en la falta de conexión entre las emociones y el dinero, es por la acción de las creencias limitantes, por lo cual hay que derribarlas si se quiere ser próspero financieramente.

Las creencias limitantes son mandatos que tenemos grabados en nuestra mente, que a la hora de actuar se presentan y nos limitan. Sobretodo cuando se quiere hacer nuevo o diferente a lo conocido.

Algunas creencias limitantes sobre el dinero de tipo:

“El dinero es el culpable de todos los males” o “la gente que tiene dinero no tiene corazón”, son un auténtico lastre para crear prosperidad y finanzas saludables. Por lo cual habrá que trabajar en estas limitaciones y derribarlas para que la persona pueda volar.

Una fantástica herramienta que sirve para re programar creencias son las visualizaciones, ya que estas permiten (a parte de relajarse) verte en situaciones ideales y deseadas, sin limitaciones y bloqueos. Esto es algo muy poderoso si se busca cambiar creencias limitantes.

3 – Gestionar vacíos emocionales:

Otro enemigo a la hora de establecer un puente entre las emociones y el dinero, son los vacíos emocionales; los cuáles muchas veces llevan a las personas a gastar el dinero de manera compulsiva para tapar frustraciones, enfados, tristezas, miedos, bloqueos; es decir, tapar la falta de autoestima con compras innecesarias.

También el apego a los bienes materiales son otro elemento que provoca desconexión con el dinero.

En este paso es necesario trabajar con la persona en que encuentre sentido a su vida, por lo cual es muy bueno que se conecte con su visión, misión, talentos, habilidades, logros y aquellas cosas que le permitan valorarse.

Cuándo una persona se valora y sabe lo que quiere, la mayoría de los gastos emocionales, desaparecen.

4 – Crear hábitos saludables:

Si se quiere tener finanzas prósperas, es necesario tener pensamientos y hábitos saludables. Esto suena algo muy lógico y de sentido común pero luego a la hora de actuar, a muchas personas esta premisa les desaparece completamente.

Una de las causas por la que cuesta reemplazar a los hábitos tóxicos en las finanzas por los saludables, es por la incansable acción de nuestros saboteadores internos; lo cuales buscan que no cambiemos y sigamos anclados en la misma situación.

Recuerda que los saboteadores internos aman la zona de confort y la zona conocida, por lo cual harán lo que sea necesario para que no la abandones.

El trabajo aquí se trata de ayudar a que la persona identifique, qué elementos son los que le desestabilizan sus finanzas y hacen que estas sean tóxicas. Una vez identificados  será necesario realizar un plan de acción para incorporar los nuevos hábitos.

5 – Centrarse en el momento:

Una de las razones por las que se generan emociones que rechazan al dinero y lo alejan, es por estar pensando constantemente en el dinero. Esto parece una contradicción pero no lo es.

Las personas que poseen finanzas saludables y sus emociones no influyen en la gestión del dinero, es porque están centrados en el proceso y no en el resultado. Esto es estar presente en cada instante y hacer muy bien las cosas, por lo cual si se produce este estado, el dinero vendrá a ti en modo de recompensa y serás un imán para él.

Si en tu profesión haces las cosas muy bien, resuelves problemas, con tus servicios o productos satisfaces necesidades; muchas personas querrán trabajar contigo y esto hará que recibas bastante dinero.

El dinero persigue a aquellos que se centran en cada instante y su única preocupación es hacer muy bien las cosas. Y cuándo esto sucede: el dinero viene solo.

Por esto que menciono, es la razón por la cual el dinero se aleja de la personas que solo piensan en él sin centrarse en hacer bien lo que deben realizar.

Estas cinco razones son claves para que el coaching cree un sólido puente entre las emociones y el dinero.

También es necesario para crear un buen puente entre las emociones y el dinero, tener pensamientos y un vocabulario adecuado; es decir, si estoy todo el día maldiciendo al dinero, provocaré un doble efecto: primero alejaré al dinero de mi vida y en segundo lugar daré paso a emociones tales como ira, frustración, miedos, inseguridades…Y esto no es un escenario propicio para crear buenos vínculos con el dinero.

Si no se gestionan las emociones adecuadamente, no se re programan las creencias limitantes frente al dinero y no se minimiza el accionar de los saboteadores internos; será muy difícil tener una excelente relación con el dinero.

La gran noticia es que: el coaching es un puente entre las emociones y el dinero.