5 pasos para convertir ilusiones en hechos

Existen 5 pasos sencillos para convertir ilusiones en hechos que pueden ayudarte a dejar de postergar objetivos y frustrarte por no alcanzarlos.

Muchas personas tienen el problema de tener metas abstractas y no pueden convertirlas en concretas, lo cual en caso de poder hacerlo podrían caminar hacia sus objetivos.

Todos tenemos ideas, sueños, ilusiones y objetivos en mente, pero el problema para una gran mayoría de personas es que no son constantes en su marcha hacia ellos.

A muchos les sucede que:

  • Pierden el foco.
  • No saben distinguir lo que es una prioridad de la que no.
  • Se quedan en el primer traspié.
  • No les alcanza el tiempo.
  • Se dispersan y no saben que hacer en cada momento.
  • Quieren hacer de todo, pero al final lo dejan a medias.

Y todo esto que menciono, provoca una enorme frustración y sobretodo un gran peso emocional, que poco a poco va influyendo en los estados de ánimo y la propia autoestima.

La causa principal de todo esto, es que estas personas carecen de un plan claro, conciso y motivador.

Ante la inexistencia de un plan propio, eres preso de las circunstancias, vives constantemente detrás de los acontecimientos, y esto lo que hace; es que vivas en una rueda infinita con la sensación de que se te va el tiempo como agua entre las manos y nunca logras nada.

Un plan es la brújula que todo navegante necesita para llegar a su destino.

Para tener un plan, ponerlo en marcha sin dispersarte y dejar a un lado a las metas abstractas; tienes cinco pasos:

#1 – Conectarte:
Antes de querer lanzarte por un objetivo o una nueva tarea, pregúntate qué conexión tiene con tus valores y visión de vida; porque estos dos te dirán si es algo imprescindible para tus objetivos o se trata de una distracción.

Si todavía no te has conectado con tus valores y no tienes una visión de vida; es hora que te pongas en ello si tu intención en esta vida es trascender, dejar una huella y vivir plenamente.

#2 – Inventario:
Le llamo inventario al momento en el cual, tienes una idea o objetivo que quieres alcanzar. Entonces debes mirar que recursos se necesitan para lograrlo, esto te permitirá ver cuáles tienes y lo que te faltan.

Los recursos necesarios para alcanzar el objetivos pueden ser internos (habilidades, actitudes, pasión, motivación, etc.) y los externos (materiales, dinero, relaciones, etc.).

#3 – El plan:
Crear un plan es poner por escrito todo aquello que necesitas hacer, en qué tiempos aproximados, cuándo, qué etapas tendrá el camino, qué necesitarás en cada una de ellas, qué es lo importante de cada etapa y sobretodo establecer tiempos para reflexionar de cómo está yendo el plan.

El plan puede modificarse durante el trayecto pero su esencia no.

#4 – Visualizar:
Es una de las claves para alcanzar tus objetivos.

Una vez que tienes todo hecho, es decir, redactado tu plan conectado con tus valores y visión de vida; visualízate alcanzando el objetivo a través de la implementación de tu plan.

Cuando una persona se visualiza logrando su objetivo y tiene la sensación de lo magnífico que será alcanzarlo, tu mente comienza a predisponerse a que eres capaz de hacerlo.

Si crees en algo lo alcanzarás, si no; abandonarás a la primera.

#5 – Acción:
Todo lo anterior es muy bonito e inspirador, pero si no te pones manos a la obra de nada servirá el trabajo previo.

La única forma de comprobar si algo es válido o no, es ponerlo en marcha, experimentar, probar, hacer y en base a los resultados podrás opinar si te es adecuado o no, y de este modo podrás realizar las modificaciones pertinentes.

Si a la brújula la dejas en un cajón, se oxida; lo mismo sucede con un plan.

¿Eres de los que tienen metas abstractas y te cuesta convertirlas en concretas?, si es así, estos 5 sencillos pasos te ayudarán a cambiar esta perspectiva en la que te encuentras inmerso.